Filtrar por

MACROBIÓTICA

MACROBIÓTICA

Hay 85 productos.

Mostrando 1-24 de 85 artículo(s)

Filtros activos

ALGA AGAR AGAR COPOS 50GR...

4,85 € Precio

ALGA AGAR AGAR TIRAS 50GR...

4,60 € Precio

ALGA ESPAGUETI DE MAR 100GR...

4,95 € Precio

ALGA INSTANT SUSTITUTO SAL...

4,55 € Precio

ALGA KOMBU HOJA BIO 100GR...

4,95 € Precio

ALGA NORI COPOS 100GR ALGAMAR

10,99 € Precio

ALGA WAKAME HOJA 100GR...

7,30 € Precio

AMAZAKE ARROZ BIO 250GR...

6,02 € Precio

AMAZAKE ARROZ INTEGRAL BIO...

5,49 € Precio

AMAZAKE MIJO BIO 370GR...

5,49 € Precio

CALDO GENMAI MISO BIO 1L...

3,11 € Precio

DAIKON SECO 50GR CELNAT

2,80 € Precio

GOMASIO CON ALGA NORI BIO...

3,75 € Precio

KUZU BLANCO BIO 125GR...

11,60 € Precio

MACROBIÓTICA

Si quieres comprar alimentos para dieta macrobiótica, Ecocentro es el lugar correcto. Y es que en nuestra tienda online ecológica ponemos a tu disposición una amplia variedad de alimentos permitidos de macrobiótica para la conservación y mejora de tu salud.

¿Qué es la dieta macrobiótica?

La dieta macrobiótica es aquella que busca el máximo equilibrio entre cuerpo y mente, armonizando ambos en todos los niveles. Y aunque el término se puso de moda recientemente, es más antigua de lo que muchos piensan. Tanto así, que el primer uso registrado de la palabra está en los escritos de Hipócrates, el padre de la medicina occidental, en el siglo IV a. E.

De hecho, uno de los tratamientos más comunes que daba Hipócrates a sus pacientes era el cambio de dieta. Algo similar a lo que se ha hecho durante siglos en el ayurveda, la medicina tradicional de la India. Y es que los antiguos se dieron cuenta rápidamente de que la alimentación era una de las claves para una buena salud.

Pero no fue hasta 1796 que el término reapareció nuevamente. Esta vez en el libro Macrobiótica: el arte de prolongar la vida, del médico prusiano Christopher Wilhelm, que enfatizaba la dieta basada en alimentos naturales y casi todos vegetarianos. No obstante, la palabra no cobró su popularidad actual hasta fines del siglo XX, gracias al doctor y militar de alto rango japonés Sagan Ishizuka.

Ishizuka fue más lejos que Wilhelm al centrar su dieta macrobiótica en alimentos frescos y naturales enteros sin refinar, cultivados localmente y consumidos en temporada. Ello siempre prestando atención al correcto equilibrio entre los nutrientes de cada plato. Debido a su éxito, la macrobiótica se extendió por todo el mundo. Y actualmente podemos conseguir ingredientes para este tipo de dieta en tiendas online como la de Ecocentro.

Beneficios de la alimentación macrobiótica

Las recetas de la dieta y la gastronomía macrobiótica tienen, como ya vimos al principio, el objetivo de equilibrar cuerpo y mente para conseguir una mayor longevidad y calidad de vida. De hecho, la alimentación macrobiótica es una de las más saludables del mundo, ya que elimina todos los alimentos que pueden ser perjudiciales para la salud.

Además, al aprovechar el potencial de los alimentos ecológicos, también llamados orgánicos o bio, los platos de la gastronomía macrobiótica tienen un mejor sabor, además de ser más frescos y nutritivos. Esto se traduce en un aumento de fortaleza, elasticidad y resistencia física, menos riesgos de enfermarse, la reducción o mantenimiento del peso, y el equilibrio mental y emocional.

Macrobiótica: alimentos permitidos y prohibidos

Ahora bien, ¿cuáles son los alimentos permitidos dentro de una dieta macrobiótica? ¿Y cuáles son los prohibidos? Empecemos por los segundos, ya que definen con más claridad los principios  de la dietamacribiótica mediante ejemplos concretos.

Alimentos prohibidos en la gastronomía macrobiótica

  • Alimentos industriales: azúcar, conservas, colorantes, edulcorantes, huevos no fecundados, etc.
  • Frutas o verduras tratadas con abonos o fertilizantes
  • Carne y embutidos
  • Grasas animales y productos con grasas saturadas (snacks)
  • Miel y café
  • Alcohol y bebidas industriales: cerveza, vino, refrescos, zumos envasados, etc.
  • Verduras o frutas tropicales.

Alimentos macrobióticos (permitidos)

  • Cereales integrales: maíz, soja, arroz, miso, cebada, trigo, etc. Se admiten no solo enteros, sino en platos como los fideos sobha, pasta, tortas de arroz, pan sin harina refinada, seitán y otros.
  • Legumbres: lentejas, judías, garbanzos, etc. ya sean enteras, en guisos o en cremas nutritivas
  • Verduras y hortalizas: soja, apio, espinaca, coliflor, lechuga, acelga, cebolla, nabo, puerro, etc. (con la excepción de algunas como los tomates, patatas y berenjenas)
  • Setas y hongos de toda clase
  • Todas las frutas (excepto las tropicales, como ya vimos).

Alimentos macrobióticos de consumo ocasional

Debido a lo estricta que resultan la dieta y la gastronomía macrobiótica para muchas personas, se recomienda una transición gradual. Por tanto, al principio se aconseja el consumo ocasional de algunos alimentos (una o dos veces por semana) que deben irse eliminando poco a poco:

  • carne de aves o ternera magra
  • aceites vegetales ecológicos: oliva, girasol, sésamo
  • frutos secos en cantidad moderada
  • pescado blanco
  • lácteos (solo si hay necesidades nutricionales especiales)
  • etc.

Pero los ingredientes de la alimentación macrobiótica no es lo único importante si quieres obtener beneficios. El equilibrio entre ellos también lo es, ya que esto es el corazón de esta clase de dieta. De modo que un menú macrobiótico integral debe contener:

  • 40-60% de cereal integral
  • 10-22% de proteína
  • 1-10% de ensaladas
  • 20-35% de verduras
  • 0-5% fruta y frutos secos
  • 3-7% de semillas, aceites, algas, sal y sopas.

El tofu, tempeh, seitán, crema de arroz, miso, tekka, gomasio y natto figuran entre los alimentos macrobióticos más consumidos en el mundo. También el umeboshi, tahín, tamari y shoyu. Además, no podemos olvidar los endulzantes naturales como el amasake de arroz, la melaza de arroz y el sirope de ágave. Ni dejar a un lado los tés bancha, kukicha, hojicha y mu, entre otros.

Y algunos de los platos de gastronomía macrobiótica más populares son la crema de avellanas con amasake de arroz, la hamburguesa de avena, la sopa de miso con sésamo, el estofado de mijo con falafel y la crema de calabacín y guisantes. Pero hay muchos otros, ya que la dieta macrobiótica puede llegar a ser muy variada.

Gastronomía macrobiótica en Ecocentro

En Ecocentro, puedes encontrar todos los ingredientes de gastronomía macrobiótica que desees al mejor precio del mercado. El hecho de que nuestra logística sea muy eficiente, nos permite abaratar costes y brindar los productos a un precio inferior manteniendo la máxima calidad. Además, al ahorrar combustible y electricidad, ayudamos a revertir el calentamiento global y la destrucción de los ecosistemas.

Por otro lado, todos los alimentos de dieta macrobiótica en Ecocentro provienen de proveedores certificados según las normativas vigentes en la Unión Europea sobre la producción ecológica. Así que no encontrarás productos con aditivos artificiales ni en cuya fabricación fueran empleados fertilizantes, pesticidas, hormonas u otros químicos sintéticos diseñados para violentar la efectividad de los cultivos.

Así que no dudes en comprar en Ecocentro o plantearnos cualquier duda que tengas a la hora de comprar alimentos para tu dieta macrobiótica. Enseguida te responderemos a cualquier inquietud y te guiaremos en el proceso de selección y compra de tus productos. O te informaremos sobre envíos, devoluciones y otros datos de tu interés como consumidor.